fbpx

Secretos de Sevilla

Descubre rutas y leyendas que no te cuentan en las guias

La desconocida historia del NO&DO en Sevilla

Bandera del No&Do,actual del Ayuntamiento de Sevilla. Fuente: Eclipsesevilla.com

La transcurrir del tiempo, las urgencias de la sociedad y las labores cotidianas entre otras circunstancias ocasionan que no pongamos cuidado al número de peculiaridades y narraciones interesantes que estuvieron vigentes hace muchísimos años en Sevilla y que hoy en día siguen todavía en nuestro municipio, otorgando vitalidad a estas asombrosas tradiciones que os relatamos a continuación:

Indice

¿Qué significa el NO&DO (NO-madeja-DO) en Sevilla?

Cuando caminas por Sevilla, es natural que te preguntes sobre el misterioso significado de NO&DO. Este emblema está en todas partes: edificios, azulejos y mobiliario urbano, así como en banderas, carteles, revistas y programas relacionados con la institución de Sevilla. Además, se extiende a todos los aspectos de la vida diaria, desde marquesinas y transporte público hasta alumbrado, alcantarillado, bancos e incluso papeleras. Ahora bien, la incógnita persiste: ¿qué es lo que realmente representa NO&DO?

Todo esto te lo contamos detenidamente en las distintas rutas que hacemos a pie por la ciudad (algunas incluso gratuitas), te animo a que hagas alguna con nosotros:

Alcantarilla de Sevilla. Fuente Enroque de Ciencia

Cartel informacion turistica de Sevilla. Fuente: Rutamotor

¿se sabe realmente su significado? ¿Sabemos dar la respuesta correcta al amigo, familiar o visitante que llega a nuestra ciudad y ve el NO-Madeja-DO escrito en cada rincón? Hoy conoceremos su origen, la leyenda y la realidad.

Bicicletas de SEVICI.Fuente: Andalunet

Bolardos urbanos. Fuente: Agasa SL

Existen diferentes leyendas sobre el NO&DO de Sevilla

… pero escogemos ésta ya que es la que consideramos más bonita, más romántica y más comentada a través de la historia.

Un Rey Instruido y bien preparado.

Vamos al siglo XIII, donde Alfonso X “El Sabio” se destacaba como una persona culta y conocedora de las artes y las ciencias. Sin embargo, a pesar de sus habilidades intelectuales, carecía de destrezas de gobierno, lo que provocaba descontento entre la población.

Monumento a Alfonso X en la Puebla del Rio Fuente:Mapio.net
Monumento Alfonso X Biblioteca y Museo Arqu. Nacional Fuente: Patrimonio Cultural de Madrid

Alfonso X en una miniatura medieval del Libro de los juegos,Wikipedia

Como resultado, surgieron facciones que representaban una amenaza para su reinado. Por un lado, estaban los partidarios de su segundo hijo, Sancho, quien se había rebelado en busca de poder y contaba con el respaldo de su madre. Por otro lado, había aquellos que seguían siendo leales a Alfonso X.

Su reinado en peligro

El hijo mayor de Alfonso X, Fernando de la Cerda, era el heredero legítimo al trono. Sin embargo, su fallecimiento prematuro llevó a Sancho a reclamar sus derechos como sucesor legítimo, lo que lo enfrentó tanto a una parte de la nobleza como a su propio padre. Alfonso X murió habiéndolo desheredado en favor de los hijos de Fernando. Según la tradición, cuando el primogénito moría, los derechos para heredar el trono pasaban al siguiente hijo varón, en este caso, Sancho.

Fernando de la Cerda, heredero al trono de Castilla tras la muerte de Alfonso X el Sabio. Llamado así por poseer un lunar en el pecho con pelo grueso o cerda. Fuente: Ciudadesenjuego.com
Sancho VI, El Bravo heredero del trono de Castilla, hijo de Alfonso X Es Sabio y Violante de Aragón. Fuente: Casarealdeespana.es

Disputa entre los hermanos herederos

Sin embargo, según el recién aprobado Código de las Siete Partidas, normas redactadas en el Reino de Castilla,durante el reinado de Alfonso X, el derecho al trono recaía en el hijo mayor del fallecido. Esto provocó una disputa entre los herederos de Fernando de la Cerda y Sancho. En medio de estos conflictos, los nobles y las ciudades de Castilla y León tomaron partido por uno u otro bando, dejando a Alfonso X con escaso respaldo. Sin embargo, Sevilla se mantuvo fiel a él, brindándole su apoyo incondicional.

El príncipe Sancho estaba ganando terreno fácilmente, pero decidió no atacar a su padre, quien era mayor y débil. Además, mostró respeto hacia la ciudad de Sevilla. Sancho tomó la decisión de no someter la ciudad y permitió que su padre viviera en ella, recluido y rodeado de sus seguidores leales.

Fuente:National Geographic España

El agradecimiento del Rey a Sevilla

Alfonso X, en sus últimos días de vida, recibió el apoyo y cariño del pueblo sevillano, quienes estuvieron a su lado hasta el final. Como muestra de agradecimiento a la lealtad del pueblo, poco antes de su fallecimiento en 1284, el rey concedió a la ciudad el título de “Muy Leal“. En este contexto, surge el emblema NO&DO, que a su vez proporciona un lema en forma de jeroglífico para el escudo de la ciudad. Este lema consiste en dos sílabas: NO y DO, con una madeja en medio. Este emblema simboliza el apoyo brindado por Sevilla, con la lectura de “Sevilla No-Madeja-Do“, que significa que Sevilla no lo había dejado, no lo había abandonado.

Sepulcro de Alfonso X en la Catedral de Sevilla Fuente: wikipedia.org

Alfonso X El Sabio quería ser enterrado en tres partes

Alfonso X había ordenado la construcción de varias iglesias, como la de Santa Cruz en Cádiz y la primera iglesia cristiana de Murcia. En el caso de la iglesia de Cádiz, en el momento de su construcción, expresó su deseo de ser enterrado allí. Sin embargo, llegado el momento en abril, esto no ocurrió. En los testamentos reales de Alfonso X, redactados en Sevilla durante el invierno entre 1283 y 1284, no especificó el lugar exacto donde quería que descansara su cuerpo. Dejó en manos de sus cabezaleros, las personas encargadas de cumplir su última voluntad, la elección de ese lugar:

(…) que el nuestro cuerpo sea enterrado en nuestro monesterio de Sancta María la Real de Murcia, que es cabeza de este reyno; el primero lugar que Dios quiso que ganasemos a servicio dél, e a honra del rey Don Fernando, e de nos, et de nuestra tierra; pero si los nuestros cabezaleros tovieren por mejor que el nuestro cuerpo sea enterrado en la cibdat de Sevilla, o en otro lugar que sea mas a servicio de Dios, tenemoslo por bien //
(…) E si los nuestros testamentarios tovieren por bien de enterrar nuestro cuerpo en Sevilla, mandamos que lo fagan enterrar alli do tuvieren e entendieren que es mejor; pero de esta guisa: que la sepultura non sea muy alta, e si quisieren que sea alli donde el Rey Don Fernando e la Reyna Doña Beatriz yazen //

Finalmente, se tomó la decisión de enterrar al Rey Sabio en la Catedral de Sevilla. Sin embargo, no se podía ignorar los otros aspectos mencionados en su testamento, ya que parecía tener más claro el destino de su corazón que el del resto de su cuerpo:

E otrosi mandamos, que luego que finaremos, que nos saquen el corazon e lo lleven a la Sancta Tierra de Ultramar, e que lo sotierren en Iherusalem, en el monte Calvario, (…) e mandamos que faga don Frey Juan, teniente de las vezes del maestre del Temple en los reinos de Castilla, et de Leon, et de Portugal //
Mandamos otrosi que cuando sacaren el nuestro corazon para llevarlo a la Sancta tierra de Ultramar, segund que es ya dicho, e que saquen lo otro de nuestro cuerpo e lo lleven a enterrar al monesterio de Sancta Maria la Real de Murcia, o a do el nuestro cuerpo oviere a ser enterrado, que lo metan todo en una sepultura assi como si nuestro cuerpo fuese y a yazer, si el monesterío fuere en aquel estado que lo nos establecemos e devemos estar; e sy non, mandamos que, fagan esto en la iglesia mayor de Sancta Maria de Sevilla.

Los testamentarios se llevaron algunas sorpresas … Alfonso X deseaba ser enterrado en Murcia o en Sevilla, pero solo su cuerpo. Además, ordenaba que sus entrañas fueran llevadas al lugar contrario al que escogieran. Y el deseo más peculiar era que el Maestre del Temple llevara su corazón a Tierra Santa. Así, comenzaron a cumplir el resto de sus deseos: su cuerpo fue dejado en Sevilla, mientras que sus vísceras fueron extraídas para ser llevadas a Murcia, y su corazón fue entregado a la Orden del Temple.

Las entrañas de Alfonso X fueron llevadas a Murcia y depositadas en la antigua capilla del Alcázar Mayor. Más tarde, durante el reinado de Carlos I en 1525, se construyó un mausoleo en la Catedral para albergar las entrañas de Alfonso, que fueron trasladadas allí. El Emperador Carlos dejó instrucciones precisas de que nadie, sin importar su rango, pudiera ser enterrado en la capilla donde descansaban las entrañas de Alfonso.

Urna que contiene las entrañas de Alfonso X el Sabio. Catedral de Murcia. (wikipedia)

En la urna,en latin, puede leerse;«AQUI ESTAN LAS ENTRAÑAS DEL SEÑOR REY DON ALONSO X, EL QUAL MURIENDO EN SEVILLA POR LA GRAN LEALTAD CON QUE ESTA CIBDAT DE MURCIA LE SIRVIO EN SUS ADVERSIDADES LAS MANDO SEPULTAR EN ELLA».

En 1948, el doctor Juan Delgado Roig llevó a cabo un examen médico de los restos del monarca castellano. El título de su trabajo fue “Examen médico legal de unos restos históricos. Los cadáveres de Alfonso X el Sabio y de doña Beatriz de Suabia”. Durante su análisis, examinó los ajuares y realizó pruebas médicas en los restos mortales. En relación a Alfonso X, señaló lo siguiente:

“En el tórax pudimos comprobar un corte quirúrgico de la 3ª, 4ª, 5ª y 6ª costillas del hemitórax izquierdo, como a unos cuatro centímetros de la inserción vertebral, y otro corte paralelo al anterior en el mismo hemitórax, que llega a unos tres centímetros por fuera del esternón. Estos dos cortes paralelos, rectos y de traza limpia, como de haber sido ejecutados con una cizalla o tijera anatómica, sirvieron seguramente para poder extraer el corazón y alguna otra víscera del cadáver real”.
Mortaja del rey Alfonso X en Sevilla.
Fotografía perteneciente al trabajo de Roig (c) Universidad de Sevilla.

Efectivamente, resultó ser cierto que su corazón había sido extraído. Sin embargo, parece que no fue llevado a Tierra Santa como se había previsto. El copero mayor del rey, García Jofre, quien también fue nombrado Adelantado Mayor del Reino de Murcia, se encargó de custodiar el corazón. Es probable que esperara a que los Templarios pudieran organizar una expedición a Jerusalén, pero esto nunca sucedió.

Por tanto, el corazón del rey quedó junto a su custodio, y es probable que ante la imposibilidad de cumplir el deseo del fallecido, decidiera depositarlo junto al resto de las entrañas en la Capilla de Gracia en Murcia.

Hasta el día de hoy, el corazón de Alfonso X el Sabio sigue esperando ese ansiado viaje a Jerusalén.

El NO&DO en la actual bandera de la ciudad

Antiguo escudo de la ciudad de Sevilla Fuente: Hermandad de San Bernardo
Ayuntamiento de Sevilla preparado para el Corpus Christi con sus estandartes del No8Do.Fuente: Andalunet

El NO&DO es un distintivo constante en todas las impresiones oficiales de Sevilla, ya sea como encabezado, emblema o logotipo. Este distintivo está presente en todos los aspectos relacionados con el Ayuntamiento y la ciudad, desde construcciones públicas hasta promoción y mobiliario urbano, como mencionamos previamente. El NO&DO se ha convertido en un símbolo emblemático que representa a Sevilla en todas estas áreas.

La razón de esta presencia se debe a que, a partir de 1995, la bandera de Sevilla adoptó el diseño del NO&DO, con letras doradas sobre un fondo burdeos o carmesí. Anteriormente, la bandera mostraba el Pendón de la Ciudad de Sevilla, que representaba la imagen de San Fernando, pero actualmente se reserva para ocasiones más formales y ceremoniales. Es relevante destacar que el Pendón de San Fernando es distinto al Pendón de la Ciudad de Sevilla.

Pendon de la ciudad de Sevilla Fuente: Wikipedia
Pendon del Rey San Fernando Fuente:Catedral de Sevilla

Distintas Leyendas y tradiciones del NO&DO de Sevilla

En realidad, no hay pruebas ni evidencias históricas que desvelen el origen de esta insignia. A pesar de los estudios científicos e históricos realizados, todas las teorías se basan en conjeturas y leyendas poco concluyentes. La verdad es que el enigma que rodea su origen aún persiste sin una respuesta definitiva.

Atribucion al Rey Fernando III El Santo

La teoría más difundida, transmitida de generación en generación entre los habitantes de Sevilla (y la que más nos complace, sin lugar a dudas), se centra en la estrecha conexión que existió entre Alfonso X El Sabio y la ciudad. Esta arraigada convicción sostiene que su relación fue de gran relevancia y dejó una marca perdurable en la historia de la urbe.

Existen otras teorías que atribuyen el origen del símbolo a su padre, Fernando III El Santo, quien es considerado el defensor de Sevilla. Algunas teorías recurren a un origen divino o mitológico del emblema, mientras que las teorías más científicas se enfocan en analizar su estructura lingüística como representación de una idea. Cada enfoque brinda una perspectiva distinta acerca del enigma del origen de este emblema.

La tradición encuentra su origen en los “Elogios” de Argote de Molina en 1588. En esta obra, el escritor sevillano relata los acontecimientos tal y como se han transmitido previamente, pero serán las referencias posteriores las que difundan aún más la tradición.

De acuerdo a esta leyenda menos conocida, se cuenta que fue el progenitor de Alfonso X quien pronunció las palabras “No me ha abandonado”, posteriormente simplificadas en el símbolo NO&DO. En este relato, se refería a la Virgen en vez de Sevilla. Se relata que esto fue como muestra de gratitud por el apoyo celestial durante la reconquista de la ciudad a los árabes en 1248. Aunque esta leyenda no goza de tanta popularidad, la conexión entre el monarca y la urbe ha perdurado a lo largo de la historia. De hecho, Fernando III El Santo es el protector de Sevilla y, como mencionamos previamente, incluso figuraba en la antigua bandera de la ciudad.

Estatua de San Fernando en Sevilla
Fuente:Wikipedia
Antiguo escudo de la ciudad de Sevilla Fuente: Hermandad de San Bernardo

Atribucion al Rey Alfonso X El Sabio

Esta tradición es la más reconocida para otorgar significado al origen de la representacion NO&DO en Sevilla. El protagonista de esta narración es el monarca Alfonso X, quien se distingue más por su afinidad con la cultura que por asuntos económicos.

El mito de Hercules

Algunos han interpretado el símbolo “&” o la forma de la madeja del emblema como una representación del Nudo de Hércules. Según esta interpretación, Hércules, el legendario fundador de Sevilla, estaría simbolizado en el emblema, y el nudo representaría la fortaleza de la unión. No obstante, esta historia es menos popular y difundida, ya que se centra exclusivamente en la interpretación de la madeja del emblema, dejando de lado otros aspectos del símbolo.

Monumento a Hercules en el Parlamente de Andalucia. Fuente: diario ABC

Probable origen fundamentado en salmos en latin.

Estas siglas, o la expresión completa, también se encuentran presentes en los estandartes y escudos de otras ciudades que tuvieron una influencia religiosa significativa durante la Edad Media.

Además de los relatos de monarcas y mitos, existe una corriente que sostiene que las abreviaturas NO y DO en el emblema NO&DO en Sevilla tienen su origen en la locución latina “Nomen Domini“, que se traduce como “En el nombre del Señor“. El símbolo “&” representa el término en latín “nodus“, que significa “nudo”, simbolizando así la unión de las dos palabras. Según esta perspectiva, el origen del NO&DO se fundamenta en una referencia religiosa y lingüística, sin estar directamente asociado a gobernantes o relatos míticos.

La Virgen de la Madeja

Argote de Molina nos brinda datos significativos acerca del distintivo NO&DO en Sevilla. Asimismo, hace referencia al acueducto de los Caños de Carmona, particularmente a la sección donde se ubicó la representación de la Virgen de las Hebras. Esta porción del acueducto cumplía la función de desagüe o puente para cruzar el arroyo Tagarete. Estos pormenores también se hallan presentes en escritos ulteriores, como los del Abad Gordillo. Fuente foto: Sevilla bajo tus pies

Investigacion historica del NO&DO

La propuesta planteada por Emilio Carrillo nos conduce hacia un examen más profundo, particularmente hacia las aspiraciones de Alfonso X al trono imperial alemán. Esta perspectiva explicaría la razón detrás de la presencia del NO&DO como “nodus-nudo” y la representación gráfica de una madeja que los entrelaza. Esta idea se refuerza al considerar que el número “8” simboliza la unión al ser un número doble, representando la justicia y la equidad, además de ser un número apreciado por los templarios, así como una forma geométrica que evoca el nudo o la madeja. No es la primera vez que el NO&DO nos evoca el “nudo” como símbolo de poder, recordando el célebre Nudo Gordiano, el cual ha sido utilizado en numerosas ocasiones con este significado.

Con que version te quedas?

En esta recopilación, indagamos tanto en el saber científico como en la sabiduría popular acerca del NO&DO en Sevilla. Dado que no existen pruebas definitivas, cada persona es libre de optar por su propia interpretación de la historia. Si tuvieras que elegir una teoría… ¿con cuál te sentirías más afín?

Pero ahora, la verdad ¿CUÁL ES EL VERDADERO ORIGEN DEL NO&DO?

La versión más probable de esta historia y seguramente la más cercana a la realidad nos la ofrece el historiador Rafael Sánchez Saus, quien es Catedrático de Historia Medieval en la Universidad de Cádiz.

Su implicación en la investigación sobre el origen del NO&DO surge a raíz de un encargo que recibe por parte del Ayuntamiento de Sevilla.

A principios de 1992, justo antes de la EXPO 92, el Ayuntamiento de la ciudad decidió crear una bandera que representara a Sevilla, algo que hasta entonces no existía. A pesar de contar con símbolos como el escudo de armas con el rey Fernando III entre los santos Leandro e Isidoro, y el pendón de San Fernando, la ciudad no tenía una bandera propiamente dicha (algo más común de lo que se podría pensar). El alcalde de aquel entonces, Alejandro Rojas-Marcos, convocó a una comisión de expertos para estudiar la posibilidad de utilizar el emblema NO&DO como futura bandera local y definir sus características. Sánchez Saus formaba parte de esa comisión.

Sin embargo, debido a diversas circunstancias, su implementación se retrasó y no se utilizó en la Expo del 92. Finalmente, en marzo de 1995, durante la boda de la infanta Elena en la ciudad, el rey Juan Carlos entregó oficialmente la bandera a la corporación municipal en un acto solemne, y fue en ese momento cuando la bandera con el NO&DO fue izada por primera vez de manera oficial. La bandera fue muy bien acogida en la ciudad y muchos sevillanos quisieron adornar sus balcones con ella. Con el tiempo, la nueva bandera ganó oficialmente terreno sobre el histórico pendón con el escudo del rey Fernando III y los santos Leandro e Isidoro, relegándolo a un segundo plano.

Fuentes y bibliografia de investigacion

Comparte esto en:
error: Esta muy feo que quieras copiar alguna parte de nuestro trabajo, no crees? Compartelo!

Descubre más desde Secretos de Sevilla

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Escanea el código