fbpx

Secretos de Sevilla

Descubre rutas y leyendas que no te cuentan en las guias

Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo

Tabla de contenidos

Esta historia es de la época antigua y fascinante de Sevilla, cuando estaba gobernada por don Pedro I “el Cruel”. En estas páginas te voy a contar unos sucesos apasionantes que mezclan una leyenda y hechos reales. En el meollo de todo está una mujer llamada doña María Coronel, que según cuenta la leyenda, se fastidió la cara echándose aceite caliente para escapar de los toqueteos del rey castellano. ¡Una leyenda que ha dejado su huella en Sevilla desde hace siglos, llenándola de olores a flores bonitas y a perejil fresco! Pero no solo te cuento la leyenda, también hay detalles históricos que se respaldan en el Archivo del Monasterio de Santa Inés, que está lleno de documentos medievales y pergaminos de la familia Coronel.

¡Y así va esta historia tan interesante!

Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es
Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es

Pedro I, un Rey polemico, lo mires por donde lo mires

Pedro I de Castilla (1334 – 1369) ha sido uno de los reyes más polémicos de toda la historia de España, ¡y vaya que dio de qué hablar! Para unos llamado “El Justiciero..y para otros llamados “El Cruel”.Como a muchos otros reyes de la Edad Media, que eran bien poderosos y siempre metidos en líos, se le achacan un montón de muertes. Pero hay que admitir que a este tipo le toca cargar con una cantidad bastante mayor, ¡y encima se destacó por ajusticiar a personajes históricos de peso!

La mayoría de los reyes en esa época preferían no meterse con sus parientes y nobles (a muchos de ellos al final les perdonaban), guardando sus demostraciones ejemplares y crueldades para los más vulnerables. Pero Pedro I hizo todo lo contrario, protegió a la gente de clase media y a las minorías, ganándose el respaldo de judíos, musulmanes y burgueses en su enfrentamiento con su enorme familia ilegítima y una nobleza rebeldona hasta el tuétano.

Puedes ver la leyenda sobre lo que paso con la cabeza del rey Don Pedro, la cual le da nombre a una de las mas conocidas calles de Sevilla en la leyenda que te contamos aqui.

Esta leyenda te la contamos en mucho de las rutas que organizamos a pie y que puedes ver y reservar aqui!, incluso hay rutas gratuitas.

Su mortal enemigo: su propio hermano

El hecho de que su peor y mortal enemigo, su hermanastro Enrique de Trastámara, le haya sucedido en el trono puede explicar por qué los historiadores lo han llamado “El Cruel”. Si hubiera sido uno de su propia sangre, seguro que le habrían puesto un apodo más suave. A partir del reinado de Felipe II, quien era admirador de Pedro I, algunos escritores y estudiosos lo han llamado “El justiciero”, pero esa etiqueta no ha terminado de pegar. Con un criterio similar, cada vez más historiadores lo llaman de la misma forma. Esta historia nos hace reflexionar y les da argumentos a ambos bandos.

Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es
Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es

Leonor: Su amante “oficial”

La raíz de todo el lío familiar fue el amorío intenso del rey Alfonso XI de Castilla con Leonor de Guzmán, su amante oficial (así les decían a las amantes de los reyes y magnates, ¡vaya título!).

Un golpe muy duro para la Reina de verdad

Esa relación fue un golpe muy duro para la reina de verdad, María de Portugal. Imagínate, Leonor le sacó de la manga 10 hijos ilegítimos al rey Alfonso. Fue una humillación enorme para la pobre reina, porque el montón de hijos bastardos dejaba claro lo poco que le importaba a su esposo y lo loco que estaba por su amante. A medida que los hijos ilegítimos iban creciendo, tuvieron que encontrarles puestos y medios de vida dignos de los vástagos ilegítimos de los reyes. A las chicas las mandaban a conventos o las casaban con nobles, mientras que a los chicos les daban algún título de la corona o los ponían en alguna orden militar, incluso podían acabar con un cargo de obispo

Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es

De alguna manera, estaban construyendo una especie de monstruosa red de influencias y negocios donde también incluían a toda la familia noble de Leonor de Guzmán y a sus amigotes que ella misma había metido en puestos de alto nivel. La astuta y lista Leonor siempre estaba dando consejos a su amante, el rey Alfonso, y montó en Sevilla una especie de Corte alternativa donde se codeaban sus parientes y linajes poderosos como los Lara, los Enriquez y los Coronel.

María de Portugal y su hijo Pedro se dieron cuenta de que se estaba formando un verdadero “equipo” que amenazaba con quitarle el poder al pobre chico. Después de la muerte del rey en 1350, Leonor de Guzmán intentó mantener su influencia, y se le ocurrió una idea bastante audaz. ¡Resulta que convenció a su hijo Enrique para que se metiera en la cama de su prometida, Juana Manuel, la hija del infante Don Juan Manuel! Así se aceleraría ese matrimonio que tanto les convenía. Imagínate el escándalo que se armó en la Sevilla de aquel entonces.

Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es

El triste final de Leonor..

Leonor acabó en el trullo del castillo de Talavera de la Reina y, ¡aguántate!, la reina madre María de Portugal le ordenó que le cortaran la cabeza. ¡Fue ejecutada, así, sin más! (foto de Alamy donde se inmortaliza la ejecucion).

Luego, Pedro y su madre se pusieron las pilas para intentar deshacerse de todos los problemas que acechaban al joven rey. ¿Cómo? Pues recortando el poder de esos nobles superpoderosos que se habían hecho de oro gracias a Leonor de Guzmán. ¡Había una cantidad enorme de ellos!

Lo quemaron hasta las cenizas!

Uno de ellos fue Alfonso Fernández Coronel, al que agarraron después de atacar su castillo en Aguilar de la Frontera (Córdoba) el 2 de febrero de 1353. En cuanto lo atraparon, ¡zas!, lo condenaron por traición en un juicio rápido y luego lo despacharon. Ni siquiera le dejaron un cuerpo para que su familia pudiera visitarlo y recordarlo, ¡lo quemaron hasta las cenizas! Fue un espectáculo tétrico que presenciaron sus cuatro hijos, incluida su hija María Coronel.

Aldonza Coronel,al convento de Santa Clara

Otra de las hijas que estuvo presente en esa ejecución era Aldonza Coronel, la esposa de Don Alvar Pérez de Guzmán. Este tipo era un “tipo chungo” que había estado conspirando contra el Rey, así que se vio en la necesidad de largarse para no acabar en la lista de traidores. Después de todo ese lío, Aldonza decidió refugiarse en el convento de Santa Clara en Sevilla. Pero como el rey seguía eliminando enemigos por doquier, a Aldonza se le ocurrió la brillante idea de salir del convento y suplicarle al Rey que perdonara a su marido. No sabemos si lo logró, pero lo que sí sabemos es que sus encantos naturales llamaron la atención del Rey, ¡eso seguro!

Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es
Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es

Pero hay mas: otra amante: Maria de Padilla

Como su padre, Pedro I heredó los instintos de mujeriego. En aquel entonces, tenía a su esposa encerrada en el castillo de Arévalo (Ávila) y públicamente se hacía acompañar por María de Padilla, su amante oficial (si, la que dio nombre a los baños de Maria Padilla del Real Alcazar de Sevilla). Aunque María le había dado varios hijos, eso no le impedía buscar más aventuras cada vez que se le presentaba la oportunidad. Le gustó Aldonza cuando la conoció y, a partir de ahí, el Rey empezó a visitarla en el convento. Al final, Aldonza no pudo resistirse a sus encantos y se convirtió en la segunda amante del rey. ¡El tipo la instaló en una habitación de la Torre del Oro!

El marido de Maria Coronel entra en escena!

Otra situación sospechosa era el marido de María Coronel, Juan de la Cerda. Resulta que este tipo tenía la sangre real de León corriendo por sus venas y podría ser un posible candidato al trono si algo le sucedía a Pedro. Aunque el suegro de María había reconocido que Alfonso XI era el rey legítimo, siempre había dudas sobre Juan. Al final, Juan de la Cerda también empezó a conspirar contra el Rey, así que Pedro decidió encerrarlo en la Torre del Oro. Curiosamente, ahí es donde habían metido a su cuñada Aldonza antes de llevarla a Carmona. Como el peligro era inminente para su marido, María Coronel hizo un viaje desde Sevilla hasta Tarazona (Zaragoza) para rogarle al rey personalmente que perdonara a Juan. Afortunadamente, lo consiguió, pero cuando regresó a su ciudad, se llevó la sorpresa de que Juan de la Cerda ya había sido ejecutado. María quedó destrozada y se refugió en el convento de Santa Clara. Tiempo después, María decidió hacerse monja.

Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es

El Rey fue a buscarla personalmente

El Rey ya tenía el ojo puesto en María, y como hizo con su hermana, decidió ir a buscarla. Pero ella no se presentó, así que el rey Pedro I fue personalmente al convento a buscarla. Cuando el Rey llegó, María logró esconderse de él tapando su escondite con palos y ramas, pero el Rey regresó rápidamente y la pilló desprevenida.

El momento del desastre..

En ese momento, María reaccionó de forma drástica y se echó encima aceite hirviendo, lo que la dejó completamente desfigurada. A partir de ese momento, y al argumentarle que habia contraido una grave enfermedad contagiosa, el Rey decidió dejarla en paz.

Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es

Tu debes de llevar esta corona, y no yo…

Según cuentan algunos cronistas, cuando María de Padilla, la amante favorita del rey y prácticamente la reina de facto debido a que la esposa oficial, Blanca de Borbón, estaba encarcelada, se enteró de lo que le pasó a esa mujer, decidió mandarla llamar a su palacio. Al verla con la cara quemada, la Padilla se levantó, la abrazó y, aunque técnicamente no debería llevar corona siendo solo la amante, vamos a hacer como que no nos damos cuenta, se quitó la corona y se la colocó a la monja en la cabeza, diciéndole: “Tú, María, te mereces llevar esta corona y deberías llamarte ‘coronada'”.

Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es


Maria y Aldonza recuperan toda su fortuna

Cuando Pedro I murió a manos de su hermanastro Enrique, el nuevo rey decidió devolverle a las hermanas Coronel todas sus propiedades. Con la fortuna recuperada, María y Aldonza decidieron fundar el convento de Santa Inés en el terreno donde solía estar el antiguo palacio de su padre. En 1376, se mudaron allí junto con las monjas del convento de Santa Clara.

María Coronel fue la jefa principal del nuevo convento, como la “abadesa” oficial. Se dice que María murió el 2 de diciembre de 1411, a los 77 añitos.

En 1626, al realizarse el traslado de sus restos, se encontró su cuerpo incorrupto, pero eso sí, tenía la cara y el cuello marcados por las quemaduras. Ahora, cada año el dos de diciembre, en la iglesia de Santa Inés en Sevilla, muestran su cadáver al público para que lo vean.

Leyenda de Maria Coronel y la sarten de aceite hirviendo
www.secretosdesevilla.es

Esta leyenda te la contamos en mucho de las rutas que organizamos a pie y que puedes ver y reservar aqui!, incluso hay rutas gratuitas.

Os dejamos un video sobre este relato..

Os dejo un video ilustrativo donde podeis documentaros un poco mas sobre este tema, donde te cuenta de forma teatralizada dicha historia convertida en leyenda:

Ilustraciones de Ximena Maier

Basado en detalles históricos que se respaldan en el Archivo del Monasterio de Santa Inés y en el texto de D. Jose Maria de Mena del libro “Tradiciones y Leyendas sevillanas“Que aun, por suerte, puedes adquirir aqui:

¿Y qué pasa con el perejil? Pues la verdad es que no tenemos ni idea. En Sevilla, a esta historia o leyenda se le llama “La leyenda del perejil”, pero el caso es que no hay rastro de esa planta por ningún lado. ¿Será que se confundió con las hierbas que cubrieron a María Coronel cuando intentaba escapar del rey? Pero tendría que ser un montón de perejil… Quién sabe, tal vez ese es el mayor enigma de esta leyenda, algo que todavía está por descubrir.

Comparte esto en:
error: Esta muy feo que quieras copiar alguna parte de nuestro trabajo, no crees? Compartelo!

Descubre más desde Secretos de Sevilla

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Escanea el código